Saltar al contenido
Tienda online de Patines en Linea

Patinar para atrás

patinar para atras

Ya has sido valiente para montarte en los patines y aprender a
moverte, has metido muchas horas practicando con las consiguientes
caídas y aún así eres consciente que todavía tienes mucho por
aprender. Pero ya has cogido la dinámica del movimiento, del
deslizamiento…bien. Pero por ahora sólo HACIA DELANTE. Si ya estás
en ese punto, te toca empezar a pensar en cómo vas a hacer lo mismo,
HACIA ATRÁS. Sí, de espaldas, con el culo como mascarón de proa.

Hagamos acopio de los pros: ya sabes patinar hacia delante, tienes
valor y voluntad de superación y ya has catado la dureza del asfalto.
Los contras: las rodillas se flexionan hacia delante y no tienes ojos
en la nuca. Por si eso fuera poco, cuando comienzas a patinar de
espalda (hacia atrás) te das cuenta que todo se invierte,
produciéndose un efecto especular (de espejo) como si trataras de leer
al revés. Para flipar. En la superación está la atracción del reto.


Por partes:

1) Cuando patinas hacia el frente, cargas el peso delante. Si haces lo
mismo cuando lo hagas de espaldas, te irás al suelo y si no pones las
manos, te tocará cita con el dentista. Por tanto, para empezar a
moverte de espaldas tienes que cargar el peso hacia atrás, sin miedo.
Tu sentido instintivo del equilibrio va a impedir que -al principio-
te pases y te caigas de culo.
2) Posición inicial con las piernas semiflexionadas (importantísimo,
piernas rectas=suelo seguro). Cabeza medio girada mirando atrás.
3) Empieza por acercar las puntas delanteras de ambos patines e
impúlsalas hacia atrás para rodar describiendo dos curvas simétricas,
así verás que las puntas de los pies se separan y los talones se
juntan mientras te vas moviendo. Repite el movimiento. Voilá, ya estás
en marcha.

4) Repite este paso en un espacio amplio y liso hasta que tengas
confianza con tu -limitada- velocidad hacia atrás.
5) Cuando tengas más soltura, levanta los pies al final del
movimiento. Se trata de imitar el impulso que das cuando patinas hacia
delante, pero invertido.
Primeros giros: Cuando ya tengas inercia por este movimiento, trata de
poner los pies en paralelo (siempre con las piernas en semiflexión) y
carga el peso suavemente en el talón izquierdo par girar hacia ese
lado. Después carga en el talón derecho y gira hacia tu derecha.

Una vez que empieces a dominar esto ya tienes los rudimentos para
patinar hacia atrás, sin miedo y con práctica podrás hacer zancadas
girando y clavar el slalom de espaldas. Pero ten cuidado no te vayas a
quedar al otro lado del espejo!